Un café y una sonrisa

soder-morning-coffee-window2

Un café y una sonrisa me devuelven
a este mundo cuando me siento extraviado.
Con sus dotes embriagantes y perennes
el espíritu se amansa, agasajado.

El café, la bebida de este tándem,
con su aroma conocido y exquisito
confortando al alma, dócil, me distrae…
Me sumerge en su ánimo infinito.

Pero fue la sonrisa, desde siempre,
lo que ciertamente más amo y me atrae.
Blancas piezas de alegría permanente.

Sufro mucho si esa curva se contrae.
El café que es excusa, que es un puente,
por besar tu sonrisa que me abstrae.


Imagen tomada de: http://belovelive.com/

Monotonía

20150816_121310

Mirando calle abajo claramente se ve el río, cortando el horizonte en la línea oscura que lo separa del cielo. Un poco más acá, la costanera. Reluciente de asfalto, baldosa y exceso de sol de diciembre. Dejando la mente en blanco por un instante pueden percibirse inclusive las refracciones a la luz que devuelven esas baldosas en el vaho de la humedad que asciende de nuevo a las alturas. Prendas de algodón y protectores solares recomendaron desde los noticieros matutinos para recorrer el centro de Asunción, en el cual el calor amplifica los olores de una ciudad que en estos años se ha puesto tan sucia. Bolsas de residuos sin recoger de la noche anterior allí, en la esquina, y el abrumador ruido de los colectivos pasando a toda velocidad y dejando su rastro de humo negro aportan el último componente del desesperante día a día en la capital del Paraguay.

Habría que sumar las casi cuatro horas de viaje diarias, desde las afueras del área Metropolitana. Más de una hora y media de ida en el 43. En promedio, lo mismo de vuelta. Todos los días. Cada día. Ganarse el pan. Aguantar los viajes, casi siempre sintiéndose una lata de sardinas, dentro de los mismos colectivos que luego intoxican con su ir y venir y ese humo, siempre negro. Durante el viaje también intoxican, pero con música tropical. Cada día.

Mirando a través de la ventana todo esto —bien, mirando explícitamente calle abajo, pero componiendo el resto de la escena mentalmente—, Lucía Martínez iba haciéndose la idea (consciente) de que su vida era esa e iba a seguir siéndola por un tiempo indefinido. Pestañeó fuertemente dos veces, como para intentar salir de la ensoñación, y continuó con la sencilla pero rutinaria tarea por la cual le pagaban en ese local.

Giró la cabeza hacia el monitor y comprobó que todas las hojas del documento se hayan digitalizado correctamente, una por una, girando la ruedita del mouse hasta el infinito o el hartazgo, lo que ocurriese primero.

Un nuevo lote de archivos estuvo disponible y, con seguros ademanes, Lucía colocó las hojas en el escáner. Con las manos nuevamente libres,  la atrajo una vez más la eternidad de la calle y el río y el calor y la sobreexposición de las luces bajo el calor de veranoinvierno.

Sigue leyendo

El motivo

La bola le picó larga. Iniciando el enésimo pique del partido, a los 42 minutos del segundo tiempo. Estoy seguro de que en ese momento Rovira tenía dos objetivos en la cabeza. El primero era alcanzar la pelota antes de que salga de la cancha por el lateral derecho (porque al saque de arco no llegaba con esa parábola). El segundo era mandar a la recalcada concha de su madre al 2, que con tremendo bochazo, más que complicar a la defensa contraria, se la hacía más difícil a él, teniendo que ir a buscarla a la posición del 7. Siendo él un centrodelantero. Con talento, pero centroforward a fin de cuentas.

Sigue leyendo

Engaño

Las puertas se cerraron y ella entendió que todo había acabado. Suspiró como dejando atrás hasta el aire de aquella vida y bajó a la calle a esperar un taxi. Caminó unos metros por la calle adoquinada, casi lustrosa, hacia el sur. El viento, con el aroma salado característico del mar, acarició su rostro despeinando levemente sus cabellos sueltos. Allí ella volvió suspirar ya bastante más tranquila viendo el vehículo amarillo que iba llegando para transportarla.

Él había quedado tras esas puertas. En realidad, tras tres juegos de puertas y media docena de pisos que salvaban un ascensor.

Sigue leyendo