Su lugar en el mundo

black-and-white-cities-1742313-1920x1080

Bruce despertó de pronto, exaltado y bañado en sudor, en medio de la noche. La oscuridad era norma en su cuarto, pero su tez oscura resaltaba sin dudas sobre las sábanas blancas, dejando adivinar los brazos bien formados gracias a las gotas brillantes de transpiración nocturna. Se podía intuir en la oscuridad que su rostro era de terror, a pesar de lo negro de la noche, en las cuencas de la cara donde alojaba los pequeños ojos cafés. Su cabello crespo —con canas casi al cien por ciento— coronaba la frente, brillante también por el reflejo del sudor que le provocó la pesadilla de la cual se acababa de despertar así de agitado.

Sigue leyendo