Como patada de chancho V

patada2Vamos con otra entrega de microcuentos, pase y vea, que es gratis:

Costo

Al escritor mediocre le costó entender que vivir un cliché no es fuente de inspiración. Le costó. Le costó más de seiscientos dólares en café y medialunas en una cafetería de cuarta.

Casi

Razonando, un día, notó que casi todo lo que tenía por cierto no era más que un convencimiento absurdo de historias que le legaron sus ancestros. Dejó la religión mayoritaria y, ya libre de dogmas, cayó en el New Age.

Aburrimiento

Claudelino una vez más hizo la broma de tocar el xilófono con las costillas del muerto. Aburrido, por fin aceptó que esas costillas eran suyas, estaba solo y el chiste ya no era gracioso.

Spoiler

—…y entonces Leo DiCaprio se va para el fondo, congelado, con ojitos tristes…

—¡Mirá que sos guacha! ¡Yo no sabía que el Titanic se hundía!

Desconcierto

Miró de nuevo, esperando encontrar en esa fría mirada una respuesta al desconcertante momento que estaba viviendo. Tuvo un instante más para comprender que las manos que presionaban su cuello pertenecían a la misma persona de la mirada fría. Rostro perfecto el de su asesino.

Anuncios

¡No olvides comentar esto!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s