La celda

16890_367330673351121_1183304052_n

La luz del amanecer era muy tenue, sin embargo, al ingresar por el mínimo hueco rectangular que hacía las veces de ventana en lo alto del muro nororiental, parecía iluminar en forma desmedida la húmeda celda en la que se encontraba Natalio. No había dormido nada esa noche tampoco al igual que las últimas cuatro. De hecho, había vuelto a su celda hacía no más de treinta minutos, fatigado y desvelado.

Las sesiones se habían ido intensificando, sin dudas, y a Natalio más que un dolor físico lo perseguía una angustia tan fuerte que impedía que finalmente dijese algo. Aquellos supuestamente patriotas, esos seres de botas, lo tenían y tendrían hasta no sabía el cuándo, pero en esa madrugada que acababa irónicamente convencieron a Natalio de no decir nada y de proponerse el terminar siendo un NN para los libros de historia antes que traicionar a todo aquello. Antes que traicionar a su familia.

El halo de luz fue cambiando lentamente de ángulo y, para desventura de Natalio, el rectángulo celeste del cielo se empezó a nublar, enturbiando aún más su percepción de la vida y de su mundo. Complemento perfecto para las semanas, meses y años de sobrevivir en el oscurantismo y la tiranía del siglo xx.

Llegó, por fin, esa veta de luz cada vez más débil hasta el pocillo de arcilla con agua apostado cerca de la puerta de la celda, y los restos del guisado viejo y piezas de pan rancio que se fueron acumulando en el suelo de tierra apisonada. La ración pasaba cada dos días. Natalio apenas tocaba su agua y ahora no quería ni siquiera eso. Una rata pasó rápidamente desde dentro hacia afuera de la celda a través de los barrotes y se perdió en la oscuridad del pasillo.

Natalio finalmente se recostó en el catre, tosiendo un poco, ya sin pensar en nada. Dormiría hasta que volvieran a despertarlo, cuando por la mísera rendija sobre la pared nororiental ya no pasara absolutamente nada de luz y la oscuridad se hallara en el apogeo de poder.


Imagen: http://puertadelavera.com/

Anuncios

¡No olvides comentar esto!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s