Cábalas

manos viejas

Todas las cábalas, todas. Porque el no poder estar ahí para patear la pelotita no significa que no se pueda hacer nada. Que se deba estar ausente del trámite, del desarrollo, de la balanza que genera el desequilibrio.

Todas las cábalas porque algo hay que hacer con esa taquicardia, con la picazón en las yemas de los dedos, con el sudor frío que nunca empieza a salir de los poros, con el movimiento inconsciente pero acompasado de la pierna izquierda al ritmo de una deformada canción popular devenida en aliento.

Cruzar los dedos o hacer el cuernito en cada penal a ejecutarse por el adversario. Ubicarse en el mismo lugar siempre, vivirlo con alguien al lado o sí o sí a la distancia. No vaya a ser que el hechizo se rompa justo en la final, tanto que la luchamos en el año, o en últimos cuatro.

Todas las cábalas porque al hincha no le alcanza con desvivirse, con mojarse o cagarse de calor según el clima. Al hincha no le alcanza con tener que cancelar (o directamente no agendar) compromisos postergables y participar pero solo en cuerpo presente a los impostergables. Desde las tribunas, frente a la pantalla o del lado externo del auricular o el parlante esos nuditos cuentan. Cuentan porque, como dijo la abuela, no se desatarán hasta alcanzar la victoria.

Todas las cábalas porque fuera de lo importante, esa pelotita es lo más interesante por lo que puede el hincha quedar en vilo. Porque aunque no tenga religión, sí tiene un espíritu futbolero. Y aunque no tenga partido político, hay una ideología del césped que va y defiende donde sea —en días de partidos o no— y que no lo abandona. Ni él a ella.

Y todas las cábalas porque, cuando la vida se pone jodida, siempre existirá el desahogo del gol pero, sobre todo, ese momento en dejar la mente en blanco y que la única preocupación sea que el 4 rival no desborde a nuestro 3 o el 9 por fin la meta y corte con la mufa.

Ese momento en que el ritmo acelerado del corazón, el escozor en la punta de los dedos y ese escalofrío que no terminamos de transpirar también se disfrutan.

Anuncios

¡No olvides comentar esto!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s