Platero, el chacarero

El día de hoy he decidido presentar algo así como un ‘homenaje’, tanto al género popular gauchesco — es más, una obra específica, el Martín Fierro de José Hernández— como así también a Juan Ramon Jiménez y su sensibilidad. Les presento, entonces, un microcuento escrito en forma de versos que presenté inicialmente en mi círculo interno como un “Capítulo desaparecido del Martín Fierro” con un elemento de la literatura hispana fácilmente reconocible desde el título. Espero que, más allá de la humorada, lo disfruten.

PLATERO, EL CHACARERO

Sigue leyendo

Fin del verano

2akin4p

Tristemente las petunias van cerrándose de nuevo.
Oye el silbido del viento que se cuela en el tejado.
Va mutando todo afuera como parte de este juego,
el fresco se va sintiendo, el rumor está apagado.

Los jardines, ayer verdes, hoy lucen descoloridos
Los pájaros y abejorros no sobrevuelan los prados
Todo queda preparado para el dominio del frío
y tú y yo no estamos ya, bajo el manzano, acostados.

El astro rey que se apura a caer allí, a lo lejos
con un horizonte triste, lo corta el acantilado.
El lago que se congela ya no regala reflejos.

Como un cuento que se acaba ¿en verdad hemos amado?
Verano ayer, hoy invierno, el amor ha terminado…
Hace frío y, puedes verlo, no estamos enamorados.

Tren 131 a Seattle

img076

Se despidió con la mano y un ligero gesto de la cabeza, no quería llamar demasiado la atención. Dio un cuarto de giro sobre sus talones hacia la izquierda y, sujetando con mano firme el bolso de viaje, inició la caminata que lo llevaría a través de la puerta del local hasta el andén.

Sus negros zapatos italianos brillaban en evidente contraste con la madera opaca del piso de la estación.

El pitido del tren llegando se oyó, a lo lejos todavía, en el mismo momento en que los zapatos se detenían cerca del borde del andén.

Sacó la mano libre del bolsillo izquierdo del sobretodo gris. Una mano que podía adivinarse caliente por el tono rosáceo que coloreaba el dorso de la misma. Hurgó entre los bolsillos internos del saco y extrajo el pequeño atado de cigarrillos.

—¿Usted subirá al 131 a Seattle?

Sigue leyendo

Resistiendo

vb001-copia

¿Qué hacer? Si realmente no estás aquí,
¿Qué hacer? No hay manera de continuar,
¿Qué hacer? Ya que todo hoy es así,
¿Qué hacer? Y liberarme de esta bronca fatal…

Mirar a mi alrededor
notar que nada es real,
sentir que no existe un principio,
solamente un final…

Saber que estás, pero no…
soñar en poderte abrazar…
resistir hasta estar por llegar…
despertar y volver a empezar.

Es un ciclo, es nuestro ciclo…
Es la vida, ¡así de esquiva!
Es vivir en días nublados,
es esperar que vos, mi sol,
me saqués de este barro…


Imagen de http://elviajeroaustral.wordpress.com/