Angustia paterna

359770_173824_1

Hijo mío, te estás poniendo mayor, estás creciendo, y es momento de que tengamos esta charla. Es verdad, a veces es difícil abrirse, y más aún cuando uno ha tenido que pasarse la vida poniendo el lomo y sufriéndola en silencio para salir adelante; primero por uno mismo y luego por la familia que ha sabido conseguir con aciertos y errores, pero la familia de uno al fin.

Te juro que varias veces, desde que me enteré de que ibas a venir al mundo, ensayé en mi cabeza esta charla. Es difícil de encararla, tengo que admitir que, si se está dando ahora, es porque la revelación que nos hiciste anoche a tu madre y a mí, no hizo más que encender esa alarma, oprimir el disparador de la necesidad de aclarar estos tantos.

Sigue leyendo

La Operación Medusa

El día de hoy, 3 de Febrero, se cumple un año más aquí en Paraguay de la caída del régimen totalitario del Gral. Alfredo Stroessner en 1989. Un día como hoy, entonces, hace 26 años, había júbilo y algarabía en las calles de Asunción (según lo podemos ver en documentos filmográficos) aunque también tristeza por parte de quienes apoyaban la dictadura. Hasta ahora, de hecho, muchos la defienden diciendo que “en esa época se podía dormir con la puerta abierta”. En fin, libertad de expresión tenemos ahora pero sin dudas habrá que seguir trabajando para llegar a un punto en esta ‘democracia’ en la que podamos votar pensando, y no mirando colores o emblemas políticos.

Considerando, entonces, lo comentado, quisiera dejar para todos uno de los cuentos que más me gusta de Roberto Fontanarrosa cuya historia transcurre en los oscuros días de la dictadura de Stroessner. La imagen que ilustra fue extraida por Portal Guaraní del libro BOTTI FOREVER por FIORELLO BOTTI.

Edit: Reflexionando sobre estos temas, recordé que ya habíamos publicado algo propio con un telón de fondo que tiene mucho que ver con todo esto: «Querido Eulalio».

botti stroes

LA OPERACIÓN MEDUSA

Sigue leyendo

Notas

PIC_0001

Notas, tomar notas. Necesito tomar notas”. La obsesión, marcada por una directiva tan simple, era demasiado profunda como para que pasara desapercibida. Además de la voz en su cabeza, Belén tenía en su apariencia ciertas cosas que la delataban en su frenética manera de vivir. Varias biromes en la cartuchera, siempre azules. Todas. Con las cuales garabateaba todo el tiempo, dando un tinte azul celeste sobre los cuadros rojos, rosados y blancos alternados del forro que cubría su carpeta, la misma que le regalaron cuando iniciaba el cuarto grado.

Sigue leyendo