Como patada de chancho III

Sin título

Una nueva entrega de los Microcuentos que —buenos o no— voy juntando, cuando surgen, para publicarlos en patota.

Interrupción

¡Brruppp! Nunca un eructo había sido tan oportuno. Cortó la incipiente charla sobre política de los tíos, en la sobremesa de año nuevo.

Sobreexplotado

Cuando despertó, sintió la necesidad de hacer más fan fiction sobre el dinosaurio de Monterroso.

Caleidoscopio

Los colores, las figuras, las transiciones. En el laboratorio me sentí como en la infancia, bendito microscopio.

Esto es mi carne

Como legalizaron la eutanasia, y no el aborto, Artemio sólo obtuvo cancerosos y ancianos para sus rituales. Tal vez, pensó, la próxima generación podrá comer fetos a piacere.

Cancún

Sol radiante, mar encrespado, arena caliente. Relajado, se quedó dormido en la playa. Fueron sus mejores vacaciones, excepto por las quemaduras de tercer grado.

Anuncios

¡No olvides comentar esto!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s