Como patada de chancho II

patada2

Segunda entrega de una serie indeterminada de capítulos de Microcuentos.

Como dije en otra ocasión —¿o nunca lo dije?—, que lo disfruten.

  UNA CON EL COSMOS

Temblaba, lloraba y se consolaba así misma diciéndose “voy para un lugar mejor, lleno de alegría. Seré una con el ser supremo”. Un segundo después, un pie de mujer la pisó junto a decenas de sus compañeras. “Gran cosecha, hermosas uvas” dijo el patrón.

  NO HAY INSOMNIO

Levantó la cabeza, acalorado. Dio vuelta la almohada buscando el lado más fresco y, de paso, seco. Estornudó y volvió a quedarse dormido.

  PERO

—¡Ya no te soporto! ¡A todo lo que te digo le ponés excusas! ¿Acaso no te interesa complacerme?

—Sí, pero…

  SUTILEZA

Recitó últimos versos de la Rima XXXVII de Bécquer mirando a los ojos a su novia y esperando que ella comprenda entonces que el amor del cuerpo era aquí y ahora. Para el alma había tiempo de sobra.

  PRIMERAS PALABRAS

—Imagínese, doctor. Tanto habíamos esperado el momento con mi marido… yo no puedo creer todavía que mi Joel dijera las primeras palabras cuando nadie le prestaba atención. Yo cocinando y mi marido mirando el partido de la selección. Eso hacíamos cuando Joelito dijo “¡eso es falta, referí botón!”

Anuncios

¡No olvides comentar esto!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s