Caminos Sinuosos

sinuosos

Es increíble la cantidad de cosas que pueden pasar por el cerebro en un momento de tedio, como viajando en colectivo sin apuro o en medio de una clase magistral de Derecho Marítimo sentado en la fila cinco.

¿Alguien se puso a contar alguna vez la cantidad de barbaridades y niñerías que se apoderan de la mente por un instante, llevándonos al siguiente eslabón del “razonamiento” a la deriva?

Porque desde los detalles que nos da la legislación con respecto a la construcción de barcazas, saltamos rápidamente a recordar nuestro último paseo por la costanera, el frío que hacía y lo húmedo del ambiente. El cielo, muy azul, nos evoca el recuerdo del día del primer beso en ese invierno tantos años atrás. ¿Qué habrá sido de ella ahora? Es que ni en el Facebook aparece, y eso que ya contacté con todos los compañeros y amigos de la primaria. Hasta a la maestra de segundo grado encontré, la que me mandó a suspender un día por tirarle una piedra a mi primo, que me molestaba en el recreo cada vez que podía.

Pasé por su casa esta mañana y lo vi más gordo que de costumbre, seguro que nada para preocuparse, y cada vez más metido en su banda punk Pánico insistente. Confirmaron un recital en el polideportivo del club y anda vendándose y desvendándose los dedos de la mano derecha.

Que por cierto, últimamente a mí me duele mucho, creo que estas clases de Derecho Marítimo me están haciendo escribir demasiado, yo tan acostumbrado a solamente leer y hacer cálculos. Por cierto, Raúl tiene mi calculadora, me la pidió prestada para el examen de Estadística y no me la devolvió todavía. Bueno, yo no se la fui a pedir tampoco. Es que me da algo de vergüenza encararlo porque el otro día me encontró, en su casa, mirándole como un baboso el culo a su hermanita que acaba de cumplir diecisiete años.

Uff, diecisiete años, parece tan lejano… algo así como cuando tenés diez y sentís que tenías ocho hace un siglo, un poco más o menos. Cada día parece larguísimo y ni hablar de los años. Cada navidad parece llegar como un momento único e irrepetible a esa edad, y nos pasamos añorando que pasen los meses hasta llegar a diciembre.

La obsesión que tenemos con los diciembres es increíble, y eso que es una simple convención social. De niños por la navidad, ahora por los finales y me cuentan que más adelante será por el aguinaldo.

Qué ganas de terminar esta carrera para poder, por fin, salir al mundo, empezar a trabajar, obsesionarme con el aguinaldo y darme todos los lujos que no puedo tener desde mi cuarto de estudiante. Sí señor, mi promedio no viene demasiado bien pero es cuestión interna, nada más. Voy a comprometerme a mí mismo el prestar mucha atención en clase, farrear lo menos posible y, si es necesario, quemarme las pestañas para no volver a dejar asignaturas pendientes desde este semestre en adelante.

Finalmente mi responsabilidad es solo ésa, aprender lo que la carrera me debe enseñar para desenvolverme con soltura y éxito luego. Sólo puedo ganar. Y la recompensa es tremenda.

¡Riiiiiiing!

¡Vamos! ¡Las cinco! ¿Cómo que mañana hay prueba de Derecho Marítimo sobre lo que vimos hoy? ¿Y vale el quince por ciento de la nota final??

Y… Es increíble la cantidad de cosas que pueden pasar por el cerebro en un momento de tedio.

 
Foto: Carretera Transfăgărășan, Rumania
 
Actualización:
Quino la tuvo clara siempre:
Mafalda 8Gracias @Mirna

Anuncios

14 comentarios en “Caminos Sinuosos

¡No olvides comentar esto!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s